Entre caer bien y ser asertivo…eh ahí el dilema

Mucho se discute de lo difícil que es en nuestro contexto cultural el poder expresar los sentimientos de una manera transparente y genuina.  Para ciertos sectores de la población es mejor callar que expresarse y “caer mal”; sin embargo, la pregunta que aquí surge es: ¿qué prefiere usted: comportarse de manera aceptada para los demás aunque eso implique ocultar los verdaderos sentimientos o por el contrario actuar de manera funcional a pesar de que para algunos no sea bien evaluado?

En todas las ocasiones debemos elegir por lo que es conveniente aunque para los demás no sea lo más agradable; incluso debemos recordar que los planteamientos modernos acerca de la inteligencia emocional proponen como uno de sus principales fundamentos el estimular la “Honestidad emocional”, en otras palabras no ocular ni reprimir los sentimientos pues en caso contrario el afectado es uno mismo, por lo cual debemos expresarnos de manera adecuada y así caer bien sin afectar o dañar a la otra parte involucrada y ante todo manteniendo una relación armoniosa.

La crítica mide nuestra capacidad de discernir…

Hemos desarrollado la creencia irracional de que la palabra crítica es negativa, restándole fuerza a su verdadero significado. Crítica proviene una palabra griega que significa “capaz de discernir”, lo que nos plantea un desafío en el momento de ejercerla: ¿tenemos la capacidad de discernir todos los aspectos relacionados a la situación o persona sobre la cual expresaremos la crítica?

Estoy plenamente seguro que en el caso de aplicar este ejercicio personal, de medir nuestra capacidad de discernir sobre un asunto en concreto abandonarías muchos de nuestros pensamientos y ante todo comentarios, al darnos cuenta que nos somos las personas correctas para emitir una crítica; seguramente a esto se refería un gran Maestro de la historia cuando dijo que primero hay que ver la viga en el propio ojo antes de mirar la del prójimo.

Al expresar una crítica pregúntese: ¿soy la persona indicada para hacer esta crítica?, ¿comprendo las variables relacionadas a esta situación o persona sobre la cual expresaré mi crítica?, ¿cuál es mi intención de juzgar y valorar las cualidades del otro?, ¿he analizado fríamente la situación para llevar a cabo mi crítica?, ¿tengo argumentos lógicos y de peso para poder expresar mi crítica?. Le aseguro que estas preguntas le ayudarán a expresar una crítica positiva y constructiva.

Resolucion de conflictos

¡Expresar críticas es una habilidad social!

Es importante recordar que la Inteligencia Social es la capacidad para entender las expectativas sociales y la conducta de los demás, así como juzgar adecuadamente cómo comportarse en situaciones sociales y en nuestras relaciones interpersonales. La Inteligencia Social se compone entre otros factores de Habilidades Sociales, siendo fundamental para el éxito social: la expresión de críticas y el afrontamiento de críticas.

¿Cómo expresar una crítica de manera positiva y constructiva?

  1. Renuncie ante todo a la comunicación pasiva-agresiva, que consiste en expresar la molestia de manera indirecta, incluso ocultando los verdaderos sentimientos.
  2. Estimule una comunicación asertiva, lo cual consiste en expresar los sentimientos y opiniones de manera oportuna, genuina y en el momento indicado, protegiendo los derechos personales y los derechos de la otra parte.
  3. Cuidado si en el nombre de la sinceridad expresa alguna grosería o daña la relación con la otra parte. Recuerde que uno crítica constructiva plantea soluciones no culpa, ni mucho menos agrede.
  4. No olvide que la intención de expresar una crítica es promover el crecimiento de la otra parte, por lo que es fundamental revisar la motivación personal.  En caso contrario mejor evite la crítica.
  5. Canalice sus emociones de manera que si al expresar la crítica existe colateralmente una molestia, mejor aplique una técnica que le permita enfriar las emociones.
  6. Sea breve y específico. No de muchas vueltas para expresar sus ideas y sentimientos, pues esto le resta impacto a la crítica.
  7. Céntrese en los hechos no en la persona, esto permite que la otra parte no personalice la crítica y por ende no inicie un conflicto.
  8. Exprese como usted se siente no lo que usted interpreta.  Conéctese con sus emociones, diga “yo me siento”, lo cual aumentará la empatía entre las partes.
  9. No use juicios de valor, ni acusaciones, ni condenas, ni amenazas. Es difícil mantener la objetividad, pero inténtelo eliminando los calificativos.
  10. Recalque que el expresar sus ideas tiene como objetivo cuidar la relación y a la vez propiciar el crecimiento personal. Reafirme a la otra parte y no la haga sentir culpable
  11. Empiece y termine la conversación en un tono positivo. No grite.
  12. Permita que la otra persona se exprese. Escucha el punto de vista del otro, así medirá si hubo compresión de su crítica y ante todo de su motivación.

Por Lic. Wagner Eduarte

www.grupocip.org

Teléfono: 2253 7575

El autor es Licenciado en Administración de Empresas. También es Licenciado en Psicología. Puede conocer más de su trabajo en www.grupocip.org o en sus páginas www.herramientasfamiliares.com y www.herramientasparaparejas.com

Adquirir resolucion de conflictos