Este es un error fatal que cometen muchos gerentes a la hora de contratar un evento: